Contracturas musculares

Una contractura muscular consiste en la contracción persistente e involuntaria de un músculo, como consecuencia patológica del incremento del tono muscular que refiere con desordenes bioquímicos, retracción muscular, disminución de la movilidad, dolor, debilidad e inflamación.

Mecanismo de producción: 

  • La contractura muscular aparece habitualmente debido a una fatiga mecánica, es decir cuando se exige a un músculo determinado un trabajo superior en intensidad, velocidad o duración a lo que está acostumbrado a realizar o para lo que está preparado.
  • Las alteraciones estructurales (escoliosis, dismetría de extremidades inferiores, hipercifosis, hiperlordosis, etc.) van a provocar que nuestro sistema muscular trabaje de manera desequilibrada, realizando compensaciones y por tanto aumentando el riesgo de contractura muscular.
  • Una incorrecta higiene postural contribuye a la aparición de contracturas musculares.
  • Alteraciones metabólicas, nutricionales y deshidratación.

contractura

                                                                        http://neurociencias.com/index.php/archives/tag/contractura-muscular

Tratamiento de las contracturas musculares:

Acudir al fisioterapeuta y/o al médico para que vea de qué tipo de contractura se trata y cuál es el mejor método para su tratamiento:

 Tratamiento de fisioterapia:

  • Masoterapia: utilizar diversas maniobras (amasamiento, fricción, presión etc.) con la finalidad de aumentar el riego sanguíneo, mejorar la oxigenación, facilitar la salida de las sustancias de deshecho, eliminar los catabolitos y provocar un efecto de analgesia.
  • Electroterapia: utilizar corrientes analgésicas tales como el T.E.N.S (estimulación nerviosa transcutánea) o diatermia profunda dado que induce una bioestimulación tisular que genera una vasodilatación intensa, un incremento de la circulación sanguínea, un efecto antiálgico y una reducción de la contractura muscular dado que provoca un efecto sedante y relajante muscular. Existen otros aparatos de electroterapia que provocan efectos analgésicos y pueden ser utilizados en el tratamiento de la contractura muscular, todo y que no se expondrán en esta entrada.
  • Liberación miofascial: técnica que permite una gran relajación a nivel muscular y fascial.
  • Estiramientos musculares: con la finalidad de reducir la tensión muscular, incrementar la flexibilidad muscular y restablecer la amplitud normal del movimiento.
  • Fibrólisis diacutánea (ganchos) esta técnica permite eliminar restricciones intermuscular e intramuscular consiguiendo la relajación  muscular.
  • Tratamiento de los puntos gatillo musculares (conservador) un punto gatillo miofascial es un nódulo hiperirritable dentro de una banda tensa palpable formada por fibras musculares esqueléticas, es doloroso a la compresión y puede evocar un dolor referido característico, disfunción motora y fenómenos autonómicos. El tratamiento conservador de estos puntos gatillos puede ser mediante estiramiento+spray, técnicas de relajación postisométrica de Lewitt, técnicas de energia muscular de Mitchell, técnicas de tensión-contratensión de Jones, etc.
  • Técnica de punción seca: consiste en una técnica invasiva para el tratamiento de estos puntos gatillo.
  • Termoterapia: es recomendable aplicar calor para relajar la musculatura y disminuir el dolor. El frío (crioterapia) también produce un efecto de analgesia, no obstante el calor está más indicado en las contracturas musculares ya que los pacientes lo toleran mejor que el frío e induce una mayor relajación muscular.

  Tratamiento médico:

  • Ciertos fármacos, tales como los miorelajantes y los anti inflamatorios logran relajar la musculatura y reducir la contracción. Se suelen utilizar sobre todo en los casos en los que el dolor es muy intenso. Siempre deben de estar prescritos por un médico.

Prevención de las contracturas musculares:

  • No realizar entrenamientos vigorosos superiores a nuestra capacidad.
  • Realizar estiramientos musculares para incrementar la flexibilidad de la musculatura.
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular.
  • Una adecuada nutrición e hidratación contribuirá notablemente en la prevención de contracturas musculares.
  • Mantener una buena higiene postural (evitar posturas mantenidas a lo largo del tiempo, intercalar periodos breves de descanso entre las diferentes actividades, evitar cargar pesos…)

Acerca de tufisionline

Fisioterapeuta

Publicado el diciembre 14, 2012 en Afecciones musculares. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Hola, molt bona publicació, ja tenia ganes de llegir-la. Tant comú que és i tant confós que és aquest terme al carrer, tal com m’has comentat amb tota la raó del món, arribant a casos extrems en que confonen la contractura amb un esquinç.
    Molts casos de contractures que es podrien evitar als gimnasos quan hi ha gent que comença a fer exercici sense que s’hagi informat o per el mal ús de les maquines, o bé perquè al moment de fer-les servir simplement no tenen en compte la higiene postural, o inclús per carregar pes de forma incorrecte, com aixecant el pes amb l’esquena enlloc de fer-ho amb les cames.
    Un altre cop felicitar-te per una excel•lent publicació, ja espero amb ganes la següent.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: